Y es justo como expresa el título. Pues en esta oportunidad, tan especial, quiero compartir con los lectores de Nexo Cultural, algo más de lo que, únicamente, deriva del intelecto o de la experiencia, tal como habitualmente sucede en este lugar. Sino que la pluma, ahora obedecerá fielmente al sentimiento más sublime que pugna por manifestarse, porque en importante caudal anidó en el alma con temas cruciales, y aún perdura en el tiempo. Cuyo resultado, sin dudas, en este instante consuela por el deber asumido ante los duros embates del destino. Pues en el transcurrir satisfizo una necesidad tan natural y lógica como la vida misma, que siempre se funda en las emociones. Por lo cual, podríamos sintetizarlas con un antiguo adagio, el cual expresa: “Las alegrías compartidas, se multiplican. En cambio, las tristezas de ese modo se dividen”.

(más…)

Tal como expresamos en el título del presente escrito, es Fundamental en la conducción de un vehículo automotor, y sin importar el porte, observar algunas reglas básicas que no siempre surgen de las leyes respectivas, sino que más bien emanan del sentido común. El cual, a veces y lamentablemente, es el más ausente de todos los sentidos, tanto en el conductor como en las leyes de tránsito. Y cuya finalidad estaría dirigida a evitar daños materiales y, en especial, a cuidar la integridad de las personas involucradas en los riesgos de siniestros imprevistos.

(más…)

El enunciado es un tema de efectos controvertidos en distintos ámbitos y que, muchas veces, presenta posiciones diametralmente opuestas en la consideración de analistas económicos de reconocida trayectoria.

Días pasados, leíamos el comentario de un periodista que trabaja para un medio especializado en economía. El cual se refería al avance tecnológico “como una bendición, generadora de ocupación…”; aunque reconocía que en el primer impacto produciría un volumen de desocupación “no preocupante”. Sin embargo, esta creencia dentro de una economía atribulada como la de nuestro país en especial, define una auténtica quimera. Dado que basta conocer un poco de la historia acaecida en los grandes centros económicos y sus implicancias en las economías emergentes, para sustentar una posición que provea de un razonable realismo.

(más…)

A veces solemos leer que la persona humilde es consciente de su perspicacia creativa y de su agilidad mental para elaborar oportunidades destinadas a múltiples proyectos de vida. Pero jamás haría alarde de sus logros y posesiones, más bien tiende a compartir su capacidad y sus alegrías con el prójimo y, en especial, con sus allegados. Por otro lado, es proclive a aceptar naturalmente, y sin subterfugios, sus equivocaciones y errores. Sin embargo, debemos convenir que en nuestros tiempos la humildad es un atributo que escasea desde el punto de vista que sugiere una óptima convivencia. Y esto sucede porque el materialismo y la ostentación van ganando terreno dentro de la exposición social cotidiana y normal, cuya manifestación es observable a simple vista, y por lo cual definiríamos una verdadera perogrullada si intentáramos explicarlos en este espacio.

Luego la humildad posee aspectos que incluyen comportamientos disímiles y, a veces, también con significado notoriamente variado. Por ejemplo, encontraremos algunos sinónimos que permiten extender la multiplicidad semántica del término en cuestión, tales como: sencillez, timidez, docilidad, vergüenza, sumisión, paciencia, etc.

(más…)

El criterio general expresa que la mentira es una demostración contraria a lo que se conoce, se piensa o se cree. Es un recurso empleado con fines diversos y en contra de lo que se considera como una verdad. En consecuencia, la mentira representa una impostura. También equivale a un antivalor moral, y siempre tiene un condimento negativo. No obstante, su uso cuenta con una gran difusión. Desde el punto de vista puramente biológico se manifiesta como un mecanismo de sobrevivencia. Y en las relaciones humanas constituye un modo destinado a la combinación social.

Santo Tomás de Aquino, que perteneció a la Orden Dominicana, distinguía tres tipos de mentiras: la útil, la humorística y la maliciosa. Y los tres tipos mencionados exteriorizan un  pecado, pero con una dimensión diferente. Tanto es así que las útiles y humorísticas son pecados veniales, mientras que la mentira maliciosa incluye un pecado mortal. En consecuencia, el tipo más grave es la calumnia, ya que con ella siempre se acusa a un inocente, donde el único móvil es la maldad o la malicia.

(más…)

Los usos y costumbres se expresan por las formas de comportamientos que, a través del tiempo, una comunidad va adoptando en los múltiples actos que demanda la vida, mientras transcurre. Luego, esa reiteración de procedimientos en el tiempo se convertirá espontáneamente  en una costumbre, la cual se transmite de generación en generación, tal como una verdadera herencia cultural. Y  esa extensión, más la multiplicación de otras costumbres, se transforman  en patrimonio de una comunidad, cuya manifestación se consolidará a través de diversos modos, tales como instituciones, representaciones y expresiones orales, festivas o gastronómicas. Así,  con los años se irá perfeccionando la identificación de un determinado lugar en el mundo.

(más…)

Estamos solo a días del final de un año cargado con tristezas y esperanzas. Sí, se trata de una rara mezcla de múltiples sentimientos que colisionarían desde su semántica,  sin embargo, aquí la providencia los unió por accidente. Y será, tal vez, para que en ése entorno pudiéramos crear los procedimientos más adecuados y, con ellos, hacer frente al doloroso estrépito de una verdadera tragedia mundial. Por consiguiente, en este marco y de manera casi instintiva, fuimos forjando las variadas alternativas con el propósito de capear el ímpetu de un auténtico drama universal, donde entró en riesgo la propia vida, más la vida de nuestra familia y la de todos los habitantes  del planeta tierra. Convirtiéndose, de esta forma, en una verdadera pandemia. Pues no quedaron sitios donde no prosperarían las fuerzas del mal y sin siquiera un resquicio de excepción para defendernos, más que un simple barbijo o un aislamiento antinatural y lacerante para la condición humana, tanto desde el punto de vista emocional, por sentirnos privados del bien más preciado en la condición humana, el que llamamos libertad. Y el desmedro a la posibilidad de ganar el sustento económico de cada jornada. No obstante esta precariedad en los recursos de defensa, resultó paradójicamente útil, pues en lo inmediato no teníamos otra manera más eficiente para cubrirnos de semejante flagelo.

(más…)

« Página anteriorPágina siguiente »